Llegado a este punto he tomado la decisión de ser crítico con una pasión. No quiero ser aguafiestas, pero no estaría de más que recalcase que soy crítico con el fútbol, o lo que puede producir a la larga. Desde mi punto de vista, hay pasiones que por muy bien que las conozcas pueden llevar a pecar o a perjudicar a alguien. Pero también es verdad que los pecados están para caer en ellos, y también pasas por alto el hecho de que puedas perjudicar a alguien, porque el fin no justifica los medios, ya que, si no, no sería pasión. Lo que yo pretendo decir con esto es que, la pasión a la que me refiero es el fútbol. Mucha gente es movida por este deporte como si fuera una pasión, pero para que los sepan mis lectores, mis intenciones con este deporte de masas va a ser fundamentalmente crítico, aunque tenga sus cosas buenas.

 A principios de noviembre se escuchó en la mayor parte de los medios de comunicación que el futbolista del F.C. Barcelona estaba procesado ante el juez por corrupción, presuntamente ante su fichaje por el club. A pesar de que no se recalque, es sabido que el futbol, a pesar de ser un deporte que mueve masas, tiene ciertas irregularidades en el aspecto de la economía. Pero si la gente se queja de los políticos… ¿Por qué no se queja también de su equipo de fútbol preferido? Es verdad que muchos programas de televisión, como por ejemplo Salvados de Jordi Évole, o ciertos programas de monólogos; y también programas de radio se han centrado en el tema pero lo que a mí más me hace falta es que le dediquen más tiempo, porque es necesario que cale bien en buena parte de la sociedad, y se necesita con tiempo.

Está claro que cada día la palabra corrupción va unida a la palabra político, pero aunque el futbol sea un deporte que mueve masas, cada día se va acercando la palabra corrupción más a éste.

Si observamos tiempo atrás a Neymar, se puede decir que fue un chico al que  le intentaron vender hace como 5 ó  4 años a un club de primera división. Tras dedicarle más tiempo a este futbolista que a la natación femenina, entró en dicho club como si no fuera la cosa, y a partir de ahí empezó a tener casas lujosas, fiestas privadas, y estoy seguro que hasta otro tipo de servicios. Un poco raro todo ¿no?

messi-neymar-son-buenos-amigos-1438070977579

Pero la cuestión en la que me quiero centrar es que, meses antes, durante una rueda de prensa, el futbolista vaciló de su riqueza a un periodista que le había hecho una pregunta un tanto comprometida. Él en su respuesta dijo que era una persona joven y tenía sus logros. Yo lo veo como dos caras de una misma moneda. Hasta la gente a la que no nos gusta el fútbol sabemos que en un contrato de un futbolista de primera división les está prohibida la fiesta como regla fundamental, pero en cambio en el vídeo dice que puede salir de fiesta. Pero, donde quiero hacer inciso y ser más crítico es al final cuando le hace la pregunta al periodista (“¿Te imaginas con 24 años ganando todo lo que gano? ¿ Y teniendo todo lo que tengo?”). Ahora la pregunta la voy a hacer yo:

¿ Es cierto que el poder del dinero corrompe y todo ello forma parte de la pasión de querer ser alguien?

 

Dejar respuesta

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor incluye tu nombre aquí