La casualidad forma parte de muchos de los descubrimientos que se realizan en la ciencia. Pero para que un fenómeno pueda ser analizado por el método científico, ha de existir antes una persona curiosa y aventurera que le preste atención en lugar de desecharlo, uniendo el rigor a la serendipia. ¿Qué es la serendipia? Es un hallazgo obtenido de manera casual e imprevista cuando se estaba buscando una cosa distinta.

Aquí están recogidos algunos descubrimientos por azar, inventos que nacieron de la casualidad, y que han cambiado buena parte de nuestra forma de vida. Gracias a sus descubridores, que fueron conscientes de lo fortuito de su invento, y supieron desarrollarlo, hoy en día contamos con inventos con diversas aplicaciones en varias áreas.

  1. PENICILINA

A finales de julio de 1928, antes de irse de vacaciones, el científico escocés Alexander Fleming dejó unas 50 placas inoculadas para que creciera una bacteria patógena, el estafilococo. A su regreso, el 3 de septiembre, en el desordenado laboratorio encontró una de esas placas contaminada con un moho. En lugar de tirar a la basura ese experimento fallido, la curiosidad de Fleming le impulsó a analizarlo. Observó que, alrededor del hongo, las colonias de estafilococos más cercanas a él estaban muertas, mientras que las más lejanas se habían reproducido normalmente. Inmediatamente se percató de que el hongo, llamado Penicillium notatum, había liberado alguna sustancia bactericida, que bautizó como penicilina, uno de los antibióticos más utilizados para tratar las enfermedades infecciosas.
FotorCreated

2. COCA COLA                                                                                                                                                                

En 1886, en Atlanta, un farmacéutico llamado John S. Pemberton creó un jarabe para los problemas de digestión que además aportase energía, compuesto por extracto de hojas de coca y nueces de Kola. Su asistente añadió agua carbonatada por error y de este modo acabó dando con la fórmula secreta más famosa del mundo.  Pemberton no tardó en darse cuenta de que la bebida que había creado podía ser un éxito. Su contable, Frank Robinson, fue quien ideó la marca y diseñó el logotipo: había nacido Coca-Cola. En 1891 se fundó The Coca-Cola Company, formada por el también farmacéutico Asa G. Candler, su hermano John S. Candler y Frank Robinson.

FotorCreated2

3. LISTERINE

En 1860, Joseph Lister, una eminencia de la cirugía inglesa, ahondaba en el estudio de las teorías del famoso científico Louis Pasteur, que sostenía que la causa de numerosas infecciones podía ser la presencia de unos gérmenes invisibles. En 1865, Lister se convirtió en el primer cirujano en realizar una operación en una sala esterilizada pulverizando el aire con antiséptico. Años más tarde, dio una conferencia sobre sus investigaciones que generó el interés de Joseph Lawrence, quien creó en su laboratorio una fórmula única a partir de las investigaciones de Lister, y, de Robert Wood Johnson, fundador del grupo Johnson & Johnson. Juntos fabricaron y comercializaron Listerine, utilizado por entonces para desinfectar quirófanos y heridas. Unos años después, en 1895, comenzó a venderse a los odontólogos tras la aparición de varios estudios que demostraban su utilidad a la hora de matar los gérmenes de la boca.

FotorCreated3

4. VIAGRA

El sildenafilo, más conocido como Viagra, es la pastillita azul más famosa del mundo. Comenzó siendo un experimento para el tratamiento de la hipertensión arterial y la angina de pecho, ya que dilata los vasos sanguíneos. Durante los ensayos clínicos en 1992, se vió que al aumentar la dosis existían varios efectos secundarios como dolor de cabeza, indigestión, problemas visuales, dolores musculares y curiosamente, un cambio en la función eréctil. Los laboratorios Pfizer, que desarrollaban la investigación, decidieron comercializarlo para el tratamiento de la disfunción eréctil. Su comercialización comenzó en el año 1998 y las ventas anuales pronto superaron los 1.000 millones de dólares.

FotorCreated4

5. EDULCORANTES

La sacarina, que fue descubierta en 1879, es un subproducto derivado de la brea de carbón, mientras que el ciclamato, descubierto en 1937, y el aspartamo, en 1965, son subproductos derivados de la investigación médica. Todos fueron descubiertos cuando los científicos que maniobraron las sustancias y que no se lavaron las manos, se tocaron la boca por casualidad.

5

6. GINTONIC

A finales de XVIII, un joyero alemán llamado Johann Jacob Schweppe creó un sistema para añadir anhídrido carbónico al agua embotellada, consiguiendo así las primeras bebidas con gas. Decidió que Londres sería el mejor lugar para comercializar su bebida y fue allí, cuando la compañía Schweppes creó en 1790 un remedio basado en el agua de quinina: la tónica, con el objetivo de combatir el paludismo. Poco después, el Imperio Británico llegó a la India, donde muchos soldados morían por la malaria. Comenzó así un tratamiento con tónica que pretendía salvar sus vidas. Pero su sabor amargo era un hándicap y alguien decidió que sería buena idea mezclarlo con ginebra. Así, el gintonic comenzó siendo una bebida medicinal convirtiéndose, mucho tiempo después, en una «ensalada» extraña en la que cabe casi todo.

FotorCreated5

7. LSD

Albert Hofmann fue un químico suizo que a finales de los años treinta trabajaba tratando de purificar los compuestos producidos por el cornezuelo de centeno, para así utilizarlo y evitar las hemorragias que se producen tras el parto.

De este modo, consiguió aislar la dietilamida del ácido lisérgico. Trabajando con este nuevo compuesto en su laboratorio, lo ingirió por accidente al caerse una gota en sus dedos. Comenzó a sentirse extrañamente mareado, vio cómo los colores cambiaban así como su humor y tenía la impresión de que hasta su personalidad había variado. En otras palabras, realizó «el primer viaje» sin quererlo, antes de que el LSD fuera la conocida droga psicodélica famosa en los sesenta y setenta.

7

8. RAYOS X

Esta invención fue merecedora del Premio Nobel de Física en 1901. Wilhelm Conrad Röntgen trabajaba en 1895 en unos experimentos con tubos de rayos catódicos, y gracias al azar, notó una especie de brillo en una pantalla fosforescente cerca de un tubo de descarga eléctrico. Al observar qué pasaba, vió que en la pantalla de al lado emitía una luz fluorescente siempre que  funcionaba el tubo. Le pidió a su esposa que pusiera la mano sobre la placa y así surgieron las primeras radiografías con su posterior potencial uso diagnóstico. Como curiosidad, el científico llamó a su descubrimiento «rayos X» porque no sabía muy bien su origen.

FotorCreated11

9. ESTETOSCOPIO

A Théophile René Hyacinthe Laennec le disgustaba mucho tener que apoyar la oreja sobre el pecho de sus pacientes para oír el latido de su corazón. Un día que iba camino del hospital a auscultar a una paciente obesa y cardiópata, vió a dos niños jugando con una tabla de madera. Uno apoyaba su oreja en ella y el otro, por el otro extremo, daba golpes sobre la madera. Esto le dió a Théophile una idea: enrrolló un cuaderno de papel a modo de cilindro y lo aplicó sobre el pecho de una chica, escuchando sorprendentemente los sonidos del corazón y los de la respiración. Después de utilizar materiales más sutiles y perfeccionar su idea nació el estetoscopio.

FotorCreated12

10. MARCAPASOS

Más que por azar, este fue un descubrimiento por error. En la década de 1950, Wilson Greatbatch procuraba construir un oscilador para grabar los sonidos del corazón. Por error, Greatbatch quitó una resistencia de una caja y después de armar todo el dispositivo incorrectamente y probarlo, notó que emitía un pulso eléctrico rítmico, el cual permitió la creación del marcapasos.

FotorCreated13

 

Dejar respuesta

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor incluye tu nombre aquí