Sharbat Gula es más conocida por ser la famosa niña que Steve McCurry fotografió en un campo de refugiados de Peshawar y convertirse así en una de las más icónicas portadas de la revista National Geographic en 1985.

Ahora la refugiada afgana, a sus cuarenta y cuatro años, ha sido detenida en Peshawar por un delito de falsificación del documento nacional de identidad paquistaní. Se ha conocido que en 2015 a Gula y dos de sus hijos les fueron anulados los documentos de identidad por haberse considerado falsos. Agentes de la Agencia Federal de Investigaciones hicieron una redada en su casa al noroeste de Pakistán y les retiraron los documentos. Un tribunal decretó que permaneciera detenida, porque según la ley puede ser retenida hasta 14 días antes de que el Gobierno decida si presentar cargos en su contra.

La National Geographic Society ha expresado su apoyo a la afgana, así como el fotógrafo McCurry, que se mostró preocupado por el caso desde que se conoció la noticia. Desde el primer momento instaron a las autoridades pakistaníes a que liberaran a Gula.  Un oficial de la Autoridad Nacional de Registro y Datos, Shahid Ilyas, relató al diario The Guardian, que Gula había estado usando un documento de identidad no autorizado desde 2014. Las investigaciones apuntan a que funcionarios de esa misma institución le facilitaron los documentos a la afgana y sus hijos. Por ahora han sido suspendidos de empleo y arrestados por cargos relacionados con sobornos.

Según informa Steve McCurry en su Instagram refiriéndose al arresto de Sharbat Gula: ‘Me opongo completamente a la decisión que han tomado las autoridades. Ha sufrido durante toda su vida y su arresto es una violación atroz de sus derechos humanos’’. Sobre los últimos acontecimientos, el embajador afgano en Pakistán se ha interesado por el caso de Gula y parece que su liberación tendrá lugar la próxima semana.

Historia de la foto

Durante la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética en los años ochenta, millones de personas abandonaron el país y muchos se trasladaron a Pakistán, donde actualmente se estima que hay entre dos y tres millones de afganos. Los refugiados no han sido del todo bien recibidos en el país, y han sufrido la discriminación tanto de los propios pakistaníes como del gobierno.

En diciembre de 1984, Sharbat Gula tenía doce años cuando el famoso fotógrafo Steve McCurry inmortalizó sus intensos ojos verdes para el National Geographic. La niña afgana se encontraba en un campo de refugiados en Pesahwar, Pakistán, huyendo de la guerra que había asesinado a sus padres en un bombardeo. Su imagen se convirtió en un símbolo para los refugiados y del malestar social y político de la región. La mirada de Sharbat Gula se extendió por todo el mundo, haciendo de ella una de las caras más reconocibles del siglo.

Dos décadas después, el fotógrafo volvió a Pakistán para buscarla, tras algunos intentos fallidos la encontró en el año 2002. Ella se había casado y tenía tres hijos, pero continuaba en un campo de refugiados, el de Nasir Bagh. Encontrarla no fue fácil, McCurry recorrió varios campos de refugiados en Pakistán enseñando su foto, hasta que un hombre reconoció su imagen. Ella se había ocultado en las montañas de Tora Bora. Unos días después, el mismo hombre la trajo de vuelta al campo de refugiados. Se pudo confirmar su identidad gracias a una técnica de reconocimiento de iris. McCurry tomó una foto de la afgana sujetando la célebre portada de la revista que la hizo famosa alrededor del mundo, fue la primera vez que ella vio su foto. Tal como el fotógrafo lo recodaba: ‘es tan impresionante como la pequeña niña que fotografié hace diecisiete años’. Sharbat Gula ha continuado viviendo en Pesahawar desde que McCurry contactó con ella en 2002. Ha tenido cinco hijos, pero una de sus hijas murió durante el parto, casi al mismo tiempo que su marido murió por una enfermedad.

En 2014, el gobierno de Pakistán anunció que planeaba expulsar a muchos de los refugiados, teniendo en cuenta que se habían expedido más de 60,000 documentos de identidad falsos. Según Naciones Unidas, desde entonces más de 350,000 refugiados afganos han abandonado Pakistán y miles de ellos han sido arrestados por documentación falsa. La historia de Sharbat Gula es la misma que la de muchos refugiados, pero su notoriedad internacional ha logrado llevar la atención a la situación.

En 2002, Gula no podría imaginar que su imagen había sido vista por millones de personas y que había empujado a tanta gente a implicarse en la ayuda de los refugiados.

Dejar respuesta

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor incluye tu nombre aquí