Si todos los caminos llevan a Roma, seguro que Roma está llena de gente, de atascos y de ruido. Digo yo que igual los caminos podrían tener desvíos y llevarnos a Francia, a Singapur o Suiza. Qué más da el lugar y qué más da el camino. Poneos en situación.

Quizá la vida sea eso, mandar a Roma a la mierda (tachado) pasar de Roma y hacer que tu camino no vaya hacía allí. ¿Os gustan las aglomeraciones de gente? A mí no. Si cada uno de nosotros tenemos la posibilidad de elegir hacia dónde va nuestro camino, ojalá el mío me lleve a un lugar tranquilo. Aunque pensándolo mejor puede que ni siquiera sea un lugar en un tiempo y en un espacio determinado. ¿Os imagináis que todos los caminos nos llevaran a una persona? Vaya putada.

Alguna vez me dijiste “Los finales felices son solo para aquellas personas tan tristes que son incapaces de disfrutar de la historia”. Porque lo importante es el camino, claro.

Dejar respuesta

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor incluye tu nombre aquí