Cuando uno es pequeño no está uno preparado para sospechar de algo tan genial como las películas de Walt Disney. Pero lo cierto es que la compañía nos engañó con respecto a los cuentos tradicionales.

He aquí los 10 engaños de Disney en sus películas:


1-
En la historia original de La Bella y la Bestia, de Jeanne Marie Leprince de Beaumont, Bella es la menor de tres hermanas, y Bestia encierra a su padre porque entra en el jardín de su castillo a cortar una rosa. Era el único regalo que ella le había pedido a su padre a la vuelta de un viaje, mientras sus hermanas mayores querían joyas y vestidos.

[


2-
Bambi es un ciervo europeo (es un cuento austriaco), no americano (con motitas blancas en el lomo), pero los animadores lo adaptaron para que fuesen reconocibles por el público de Estados Unidos. Y cuando Bambi tiene a sus dos cervatillos con Falina, no se queda con ellos, sino que, aún preñada, la abandona y se va a vivir con su padre, llamado Viejo y no Príncipe del Bosque.


3-
En El Libro de la Selva, de Rudyard Kipling, Baloo no es un oso bonachón y bromista, sino un personaje verdaderamente sabio; la serpiente Kaa no puede hipnotizar a Mowgli (es al único al que no puede) y le salva la vida varias veces; Shere Khan muere cuando Mowgli lleva años viviendo con humanos y consigue dominar una manada de bueyes para que le aplaste en una estampida; el Rey Louie no existe en el libro, los monos (Bander-Log en el libro) no tienen jefe, y mucho menos es un orangután, simio que no existe en India.


4-
En La Bella Durmiente de los Hermanos Grimm y Perrault, la princesa no tiene nombre (en la película es Aurora); el príncipe no la conoce cuando ambos son niños como un matrimonio concertado por reyes para unir sus reinos, sino que la conoce cuando ésta lleva 100 años durmiendo; se casan y tienen dos niños: Día y Aurora (el nombre que se le da a su madre en la película), que son perseguidos por su abuela (la madre del príncipe) que intenta cocinarlos y comérselos.


5-
Si uno lee Notre-Dame de París de Víctor Hugo, encuentra algunas diferencias con la película El Jorobado de Notre-Dame. La principal, que Esmeralda finalmente muere ahorcada en las puertas de la catedral (en la película vive y se la intenta quemar) acusada del asesinato de Febo (en la película, por brujería). Quasimodo va a visitar su tumba y muere de hambre. Años después encuentran sus esqueletos unidos.


6-
Aladdín no vive en Arabia en el cuento original de Las mil y una noches, sino en China. Jafar era un brujo africano que se hizo pasar por un tío falso de Aladdin para llegar a él. En el libro el verdadero nombre de la Princesa Jasmine es Badrul’budur, ya que Jasmine  es jazmín en inglés, una flor que se trajo de América a partir de 1492.

 


7-
Pinocho apenas refleja la mitad de las aventuras que Carlo Collodi escribió en Las aventuras de Pinnochio. Y muchas de las que sí aparecen, se cambian para dar mayor dramatismo. El titiritero Comefuego (Stromboli en la película) es una buena persona, y le paga cuatro monedas de oro a Pinocho; el animal que les engulle a él y a su padre es un tiburón (un cachalote en la película, más creíble) y la marioneta se convierte en un niño de verdad cuando pasa un tiempo ayudando a su padre, mucho después de escapar del tiburón o la ballena. A pesar de esto, la película se considera una obra maestra que forma parte del National Film Registry de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.


8-
Hércules estaba basado, supuestamente, no en un cuento sino en la mitología griega. Cuando la estrenaron en Grecia debió de haber ingresos en urgencias a manta. Empezando por el nombre, Hércules es el nombre romano del héroe (el griego es Heracles). Detalle que no tendría importancia de no ser porque el resto de nombres utilizan la versión griega. Nuestro protagonista era hijo de Zeus, sí, pero su madre no era la diosa Era, sino Alcmena (la que es su madre adoptiva en la peli). A ésta la deja embarazada el padre de los dioses y su marido, Anfitrión, no le queda otra que resignarse. Y el pobre Hades no odiaba (o no tanto) a su hermano Zeus como para liársela tanto con los titanes…


9- La Sirenita
es una verdadera obra maestra de Hans-Christian Andersen, pero tiene un tono mucho más oscuro (para variar) que la película. Nuevamente en el cuento la protagonista no tiene nombre (en la película es Ariel), cuando se transforma en humana siente un gran dolor (en la peli ni un suspiro) y cuando pisa siente como si se le clavaran cuchillos. Pero lo más trágico es el final: mientras Ariel recupera su voz y de casa con Eric, en el cuento no recupera su voz, porque se ve incapaz de matar al príncipe (que es la prueba que le ponen el resto de sirenas para volver a serlo, matarle con un cuchillo). Al no hacerlo, se lanza al mar para morir, pero se convierte en un hada.


10-
Si ya de por sí lloramos a moco tendido en Tod y Toby cuando abandonaban al pobre zorro en mitad del bosque esperad a leer la historia real del cuento El zorro y el sabueso de Daniel P. Mannix. Si bien Toby se llama Cooper en el cuento, ambos mueren en éste: Tod es despellejado por el cazador, el dueño de Cooper/Toby y su piel es colgada en la pared. Por su parte, Cooper/Toby es disparado por su dueño para que no sufra más por unas heridas que tiene.

Dejar respuesta

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor incluye tu nombre aquí