El 27 de julio de 1964 Mary Poppins llegaba a los cines. A pesar de ser hoy uno de los clásicos más importantes de Disney, su puesta en escena no estuvo exenta de problemas y anécdotas que bien refleja la película Al encuentro de Mr. Banks (y que Antena 3 emite esta noche).

1- Más de 20 años de insistencia a su autora

Muchas de las películas de la factoría Disney están basados en personajes de cuentos infantiles, como por ejemplo Winnie The Pooh (A. A. Milne) o El Libro de la Selva (E. Rudyard Kipling). En muchos casos el autor o autora del mismo aún seguían con vida, por lo que Walt Disney debía comprarles los derechos de la historia para poder llevarlos a la pantalla.

En el caso de Mary Poppins, Disney se enamoró del personaje leyéndoles sus aventuras a sus hijas, y tardó 20 años en convencer a su autora, Pamela Lee Travers, para que le dejase hacer la película.

2- No toque usted a Mary, Sr. Disney

Como hemos dicho, muchos autores vendían los derechos de sus obras a Disney tentados por las sumas millonarias del productor. De esta forma, las historias de las películas terminaban pareciéndose bien poco a las de los libros.

Travers le vendió los derechos de Mary Poppins, pero consiguió derechos de veto en el guión, y se trasladó personalmente desde Londres a Los Ángeles para supervisar la producción de la película. Esta estancia es la que relata Al encuentro de Mr. Banks.

Las pegas fueron permanentes, ya que la idea de Disney de niñera cantarina difería bastante de la más o menos recta y fría niñera británica de los libros: se negaba a que hubiera canciones (en el libro Mary recitaba, no cantaba) o a que la madre de Jane y Michael fuese “una boba sufragista”.

3- Londres sin salir de Los Ángeles

En un primer momento se planteó grabar muchas de las secuencias al aire libre en Londres. Finalmente se descartó la idea y se rodó íntegramente en interiores en Los Ángeles. Se hicieron a mano las hojas de los árboles y se pintaron con sumo cuidado los cristales que simulaban el cielo londinense. Se reprodujeron tanto las escaleras de la catedral de St. Paul (en las que una anciana vende migas de pan) como el Banco de Inglaterra, que en la película era el ficticio Banco Dough y Grand de Ahorro, Crédito y Seguridad.

4- Cambio de época

Las aventuras de Poppins estaban ambientadas en la época en que fueron escritas, en el Londres de los años ’30. Sin embargo, para hacerlo más atractivo y mostrar una época en que Inglaterra tenía mayor esplendor (como vemos en los asuntos relacionados con el banco), se decidió ambientarlo en la época eduardiana, es decir, en la primera década del S.XX bajo el reinado de Eduardo VII (hijo de la reina Victoria).

5- Sin dibujos animados

Uno de los mayores temores de Travers a la hora de que fuera Disney quien llevara la película, era el uso de dibujos animados. “Pingüinos, ¿cómo va a hacer que bailen, Sr. Disney?”. El uso de dibujos en películas con seres humanos, que la factoría había empleado mucho en sus primeros años, fue la mayor concesión que hizo la autora.

6- Julie Andrews, la perfecta británica

El papel de Mary no podía escogerse a la ligera. Si algo tenía claro Disney eran dos cosas: debía ser británica, de acento muy marcado a ser posible, y cantar bien. Fue entonces cuando vio a una jovencísima Julie Andrews en el musical Camelot en Broadway y no lo dudó un segundo. La decisión fue la acertada, ya que Andrews ganó el Óscar a la mejor actriz, dedicándole con ironía el premio a Jack Warner, que había rechazado a la británica para el papel de My fair lady en favor de Audrey Hepburn.

7- ¿Ha dicho usted Dick Van Dyke?

Si bien el papel de Andrews agradó desde el primer momento a Travers, no fue así el de su compañero Dick Van Dyke, que se encargaría del papel del dibujante Bert. El actor no sólo no era británico, sino que tenía un marcado acento de Misuri que sonaba realmente extraño para interpretar a un personaje londinense. Finalmente, Travers transigió por el esfuerzo de imitación y vocalización que hizo Van Dyke.

 

8- ¿Sólo Bert?

Dick Van Dyke caracterizado como Mr. Dawes, dueño del banco

Si nos fijamos en los títulos de crédito, Dick Van Dyke no sólo interpretó a Bert, sino también a otro personaje: al anciano Sr. Dough que muere de un ataque de risa. ¿Le habíais reconocido bajo esa barba y esas piernas arqueadas?

9- Mary fue real

Conociendo la vida de Pamela L. Travers, podemos reconocer a muchos personajes de la historia. En concreto, el personaje de Mary Poppins está basado en su tía materna. Ésta llegó a casa de la familia Travers en un momento crítico en que el padre de Pamela, Travers Coll, sufría cirrosis y la familia entera estaba al borde del colapso. Poco pudo hacer, sin embargo, ya que el Sr. Coll murió. Por eso, Pamela decidió que, al menos en la novela, Mary sí pudiera “salvar” a los niños.

10- El incomprendido Sr. Banks

David Tomlinson interpretando a Mr. Banks

El personaje del Sr. Banks, el recto empleado de banca al que tan genialmente interpretó David Tomlinson, fue incluso más mimado que la propia Mary. Disney no descubrió hasta casi terminar la película que las exigencias de Pamela sobre el tratamiento de George Banks se debía a que estaba basado en su propio padre, Travers Coll. Éste era empleado de banca en Nueva Gales del Sur (Australia), por entonces perteneciente aún al Imperio Británico, y la presión de su trabajo le hizo caer en el alcohol. A lo largo de la película vemos a George Banks como un personaje duro con sus hijos y obsesionado con su trabajo, por eso, al final, se decidió cambiar esa imagen haciendo que arreglara la cometa de Jane y Michael y mandara lejos su trabajo en el banco.

Jorge Osma
(Madrid, 1990) Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración (UCM), Máster en Estudios de la Unión Europea (USAL) y Máster en Com. Política y Empresarial (UCJC). Co-fundador de Voz Paralela y analista político ocasional en Hispan TV. Maquiavélico amante de la política...

Dejar respuesta

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor incluye tu nombre aquí