¡Buenas noticias! Noticias que llevan circulando ya algún tiempo, pero buenas igualmente: hay alternativa a los tampones y las compresas. Seguramente, tú, persona que tienes (o no) la regla, te estarás preguntando para qué quieres esa alternativa si ya te apañas bien con lo que tienes. Pues bien, te interesa por varias razones: más barata (muchísimo más), más ecológica, infinitamente más cómoda y respetuosa con tu cuerpo.

Antes de ser consumidora, al ser un producto casi desconocido, me dediqué a buscar información. Y pude encontrarla. El caso es que me encontré con una información muy superficial, con muchos tabúes, eufemismos y que no incidía para nada en lo que realmente a mi me interesaba. Este es el principal motivo de este artículo. Hablar sobre vaginas, sangre y fluidos sin tapujos, con la realidad como referente en todo momento para poder acercarnos a esta pequeña gran (cada vez menos) desconocida.

Como ya he dicho, voy a hablar sobre anatomía, sangre y fluidos, así que si no te sientes cómodo con estos temas, tenlo en cuenta antes de seguir leyendo.

Empecemos por el principio: como su propio nombre indica, la copa menstrual es una copa que lo que hace es retener la sangre menstrual, a diferencia de los tampones y compresas que lo que hacen es absorberla.

¿Dónde la podéis conseguir? En internet, farmacias, herbolarios y en algunas superficies comerciales. Los precios varían mucho, en internet y farmacias suele rondar los 30€ y en Carrefour la podéis encontrar por menos de 9€

¿Cómo se usa?

  • Lo primero que hay que hacer es esterilizarla. Se pone una cacerola con agua hirviendo y se deja dentro unos 2-3 minutos. Esto lo hago antes de cada uso y
  • Para introducirla, una manera es doblarla como aparece en la imagen. Después, empujáis y ella sola encuentra su posición dentro de la vagina para que no se salga ni se mueva.

copa menstrual

  • Cuando llega el momento de limpiarla, simplemente tiras del pitorrito que viene al final de la copa y sale en seguida. Teniendo cuidado de no derramar la sangre, viertes el contenido de la copa en la taza de váter o en el lavabo y limpias los restos con agua tibia.
  • Después, la vuelves a introducir como antes, y ya puedes olvidarte unas cuantas horas más.

En cuanto a mi experiencia, ventajas y desventajas:

VENTAJAS:

  • Dura más: lo notaréis sobre todo en casos de reglas muy abundantes. En mi caso, pasé de cambiarme el tampón cada 2 horas a aguantar hasta 6 con la copa (y sin que estuviese llena del todo).
  • Cómoda: literalmente, no sientes que lleves nada puesto.
  • Noches: pasé de manchar la cama y la ropa prácticamente todas las noches (con tampón y compresa) a no haber manchado ni una sola vez en el más de un año que llevo usándola.
  • Respeto al cuerpo: la sensación que tengo es que es mucho más respetuosa con mi cuerpo que otros métodos. Cuando la saco para limpiarla, no siento las paredes de la vagina resecas, sino todo lo contrario, Conservan todo el flujo y el moco natural, y luego no es doloroso volver a introducirla, como sí que pasa en ocasiones con los tampones (quien lo ha vivido sabe que pocas cosas hay más incómodas que un tampón mal puesto). Además está hecha con silicona clínica y no lleva blanqueantes ni químicos, los cuales pueden llegar a ser perjudiciales para nuestro cuerpo como el absesto que, según investigadores de la universidad de Illinois, podría provocar un sangrado más abundante en las usuarias o la dioxina, un elemento relacionado con la endometriosis.
  • Medio ambiente: también es más respetuosa con el medio ambiente al generar menos residuos (sólo pensad en la cantidad de plásticos que se tiran cada vez que usamos tampones y compresas) además de reducir el consumo de los mismo y contribuir a la disminución del uso de recursos naturales.
  • Barata: puede parecer que soltar 30 o 9€ de golpe es mucho dinero, pero si hacemos cuentas, comprando la de 9€, estaría amortizada en 2-3 cajas de tampones. Además, son muy duraderas. Si la cuidas bien, puede durarte años.
  • Higiénica: ni te manchas tú, ni manchas la ropa. Demás, al aguantar tanto tiempo sin necesidad de cambiarla, puedes hacer tu vida completamente normal sin estar condicionada por estar con la regla.

DESVENTAJAS:

  • Sangre: depende de cómo seas, pero es algo a que tener en cuenta. La copa menstrual contiene la sangre, no la absorbe, por lo que cuando te la quites para limpiarla y volver a introducirla, vas a ver la sangre contenida y puede que sea desagradable para ti.
  • Baños públicos: a veces, cuando sales fuera de casa y necesitas cambiarla, es un poco incómodo. Normalmente, el WC está separado del lavabo y no es lo mejor cuando necesitas limpiarla. Mi solución es llevar siempre encima una botella de agua y verterla sobre la copa menstrual. Con una de medio litro es más que suficiente. Mucho glamour no tiene esta solución, pero oye.

copa menstrual

¿Y si no me entra? ¿Y si me duele? Vamos a ser sinceros. Cada cuerpo es un mundo y puede que la copa menstrual no sea para ti. Usando lubricante se puede facilitar la introducción (intentad usar lubricantes al agua) y también existen varios tamaños de copa que os podrían facilitar la tarea. Los tamaños van en función de tus necesidades: flujo, si has mantenido relaciones sexuales con penetración, dependiendo de si habéis tenido o no un embarazo…

Como ya he dicho, puede que no sea un método que se adapte a ti, y es perfectamente válido. El problema viene cuando no podemos elegir porque ni siquiera conocemos las alternativas. Y esta en concreto, con las grandes ventajas que nos aporta a los usuarios, merece (y mucho) ser dada a conocer.

1 Comentario

Dejar respuesta

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor incluye tu nombre aquí