Jordi Évole
Jordi Évole | Vertele.com

Me resulta difícil determinar dónde está la línea de separación entre Salvados y Jordi Évole, ya que parecen ser uno programa y periodista. Lo que no resulta difícil es observar la metamorfosis que Jordi (Cornellá de Llobregat, 1974) ha experimentado a lo largo de la década de trabajo como director y presentador de Salvados. El programa, en emisión desde el 2008, comenzó con un carácter eventual, polémico y cómico; un mero espejismo de lo que representa en la actualidad.

Hoy en día, el programa constituye una referencia en el periodismo crítico, social y político con una enorme repercusión pública y mediática. Nadie se imagina ya una campaña electoral sin el programa especial de Salvados en el que los distintos candidatos debatan, o un tema importante de actualidad social sin su reflejo correspondiente en el programa.

Llegado a este punto, podemos hacernos la siguiente pregunta: ¿Cómo puede convertirse un programa cómico e incluso absurdo en sus inicios en un referente periodístico? La respuesta solo puede darla su protagonista, sin embargo, podemos analizar cómo ha sido este proceso de metamorfosis de ‘El Follonero’ en Jordi Évole.

Primeros pasos de ‘El Follonero’

Jordi Évole como El Follonero
Jordi Évole como El Follonero | laSexta

El programa, de carácter eventual durante su primera temporada, comenzó tratando temas banales y populares como las vacaciones, el fútbol, los toros o la campaña electoral; siempre desde una perspectiva polémica, divertida y punzante. Sin embargo, ya desde sus inicios, se podía apreciar que aquel periodista tan molesto conseguía entrevistas de alto valor informativo, como las realizadas al entonces presidente del gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, y al entonces jefe de la oposición, Mariano Rajoy, aprovechando la campaña electoral y las licencias que los políticos se permiten en ellas.

Este tipo de logros periodísticos permitió vislumbrar a los más observadores el potencial que ese personaje conocido como ‘El Follonero’ e interpretado por Jordi Évole, tan odioso para algunos y divertido para otros, guardaba e iba a desarrollar a lo largo de toda una década, para convertirse en algo que nada tiene que ver con ese joven.

Jordi Évole: Periodismo, riesgo y polémica

Jordi Évole en 2017
Jordi Évole en 2017 por Óscar García | RockDelux.com

El paso del tiempo y la constancia en el trabajo hicieron posible la lenta metamorfosis. Finalmente, el personaje artificial de ‘El Follonero’ dio paso, una vez desechada esa performance de joven impertinente, en lo que es y representa hoy en día Jordi Évole.

Si tuviera que definirle con tres palabras, estas serían: periodismo, riesgo y polémica. Periodismo por la firma de calidad de sus trabajos, los cuales están sostenidos por fuentes de alto nivel, hechos bien documentados, argumentos sólidos y entrevistas incómodas; cuatro elementos fundamentales para el “periodismo de hechos” en un momento en el que la desinformación masiva amenaza el derecho a la información veraz de las sociedades democráticas.

En segundo lugar, riesgo por las entrevistas arriesgadas que ha realizado, asumiendo las críticas y presiones que se derivan de ellas. Arnaldo Otegui, Iñaki Recarte, Nicolás Maduro, Marion Le Pen o Evo Morales son algunos nombres de las personas que ha entrevistado a pesar del desgaste, las críticas y los enemigos que un periodista puede ganarse cuando le da la palabra a quien mucha gente odia.

Por último, y de la mano de la anterior, polémica por trabajamos periodísticos que afectan directamente a la imagen pública de empresas poderosas e influyentes como Mercadona, El Pozo o las compañías eléctricas, que no están acostumbradas a ver su nombre en la prensa y menos aún en informaciones que las afectan negativamente. Además, ha sido uno de los creadores de nuevos formatos periodísticos inéditos en España, como las conversaciones entre políticos en cafés, alejadas de los focos de los platós de televisión, más íntimas y cercanas.

Una década tomando el pulso a la sociedad

Este análisis está motivado por el décimo aniversario de Salvados, programa que considero necesario para la salud informativa de nuestro país, aún con sus aciertos y errores. Jordi Évole es un periodista admirado por unos y rechazado por otros, sin embargo, como colega de profesión, considero que es un hecho probado que toma partido por los más débiles, dando visibilidad a problemas tan invisibles en la prensa como comunes en la sociedad, e intenta hacer comprensible para a los ciudadanos lo que es complejo pero importante ya que influye en el día a día de las personas.

No se puede prever si Salvados cumplirá otra década a las órdenes de Jordi Évole, no obstante, la actualidad política y social en España no tiene previsiones de calmarse, al menos, a corto plazo. Quién sabe si una metamorfosis como la realizada por ‘El Follonero’ fuera la solución a todos los problemas de nuestro país.

 

Dejar respuesta

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor incluye tu nombre aquí