A LAURIE

Hola Laurie. Soy yo. Te he intentado localizar estos días, pero veo que el mejor remedio hasta ahora es el “papel y bolígrafo”. El mundo se actualiza y siento que me estoy quedando atrás después de todo. Estos últimos meses hemos intentado localizarte. Todo el mundo está esperando que vuelvas, incluido yo.

Sabes que te considero mi mejor bailarina, y si no fuera un caso de emergencia no te escribiría. Como te fuiste a Cádiz no te pude decir  que la compañía que llevo yo para el teatro  está pasando por un mal momento. Como te dije, esta vez, mi nuevo proyecto no estaría tan vinculado al baile, sino que empezaría con el teatro; que era un registro que siempre había querido hacer. Era algo que siempre me había entusiasmado.  Y no hace falta que te diga que esta es tu casa y que puedes venir cuando quieras.

Una de las razones por las que te escribo es porque el pasado viernes estábamos ensayando la obra para poder estrenarla dentro de dos semanas y de repente vinieron los arrendatarios que nos prestan el teatro cada semana. Yo me había llevado de forma cordial con los dos desde el principio. Fíjate si me he llevado bien con ellos, que más de una vez he ido con ellos de cañas por la zona.

Mientras estábamos ensayando, vinieron y me dijeron que iban a arrebatarme el teatro con el que ensayábamos porque alguien les había dicho que había manipulado las cuentas relacionadas con el alquiler, o algo por el estilo. También me dijeron que si no lo desalojábamos en quince días iban a llamar a la policía. No me dijeron el nombre de la persona que lo dijo y yo negué el fraude en el alquiler rotundamente porque en ese momento sabía lo que hacía, pero ahora las cosas no son lo que eran. Ahora no sé hacia dónde ir. Eres consciente de que eres tan culpable como yo en todo esto; ya que tú me aconsejaste a hacerlo.

¿Te das cuenta de lo que puede suponer esto para la compañía que he creado de la nada? ¿Pero qué hemos hecho?

Te escribo principalmente para que vengas a dar la cara y a qué descubramos juntos quién ha sido el que ha contado esto a los propietarios del teatro. No puedo dejar que la compañía desaparezca porque no sé qué será de mí si eso sucediera. En este momento, la única decisión que he tomado es que tenemos que apoyarnos mutuamente, ya que el enfrentarnos empeoraría las cosas.

No sé quién puede ser el que ha filtrado la información, pero tenemos que obtener pruebas. Sospecho que puede haber sido un agente de otra compañía que compite con nosotros. Es lo más probable ya que la sala que usamos está más demandada que el resto. Espero que contestes por el medio que sea. Si no me contestas en dos semanas, daré tu nombre a las autoridades y tendrás que dejar tus proyectos para otro momento. No te lo tomes como una amenaza, sino como una estrategia de alguien que trabaja en equipo.

Laurie, como sabes eres mi mejor bailarina, pero desde que decidí hacer teatro, y eso supuso tu ida, tengo que decir que todo ha empeorado. Confié en ti porque me gustaste, y todavía me gustas; pero ya veo que no ha servido de nada. Además, si no puedo localizarte después de todo me indica a que la culpable eres tú, y no quiero pensar eso.

Si es así, no tengo más remedio que admitir que, he caído en tu trampa

Dejar respuesta

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor incluye tu nombre aquí