Los tiempos que vivimos nos han sucumbido en una espiral temporal difícil de descifrar. Marzo de 2020, y aún le queda una semana, parece eterno. El 8M, ojo de la caverna mediática y secuaces, fue un éxito a lo largo y ancho del Cono Sur. Fue una jornada histórica en la que las demandas sociales que estallaron en el continente en octubre de 2019, aporreó los techos de cristal. Éramos ajenos al Coronavirus, la sororidad invadía las redes.

 


Hace 2 semanas de ello. No solamente pareciera estar años luz, también lo ha tapado la sombra de incertidumbre, miedo y desconcierto del Coronavirus.

 

Uruguay

Carmela Hontou es una diseñadora uruguaya del mercado de las pieles que en un relato difícil de seguir, se concluye que viajó entre Madrid y Milán en febrero antes de regresar al Uruguay natal. Al llegar, con discurso contradictorio sobre su estado de salud, concurrió a un bodorrio de la alta clase uruguaya en la que había 500 asistentes. Poco tiempo después Carmela era una de las 4 primeras infectadas de COVID-19 en Uruguay. De ahí en adelante fueron un par de decenas los contagiados en el bodorrio, la empleada doméstica, familiares que asistían a clubes deportivos y terrenos en el interior del país, y además, en un egocentrismo individualista de clase, Carmela ha sido denunciada por saltarse la cuarentena sanitaria en su domicilio. Coronavirus Welcome to Uruguay.

La propagación del virus es ya una realidad en la pequeña república sudamericana. Los datos del Ministerio de Salud Pública cifran a 21 marzo  en 135 casos positivos en Uruguay. Se ha declarado la emergencia sanitaria que dio lugar a la cancelación de espectáculos públicos, clases, eventos deportivos, cierre parcial de fronteras, etc.

Sin embargo, hay expertos que critican la gestión de la pandemia en el país. Las estrategias del gobierno no están incluyendo las dos principales vías de control del virus (testeo masivo-Corea del Sur- o cuarentena). Por un lado se está testeando a contactos de casos confirmados sin considerar la expansión lejos de los casos confirmados; por otro lado, hay recomendaciones de aislamiento social y teletrabajo. En la última comparecencia, el Ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, no veía problema en que gente saludable saliera a pasear sin aglomerarse. Un par de noches antes, el presidente Lacalle cenaba en un food truck

 

 

El Sindicato Médico del Uruguay, una de las organizaciones gremiales de médicos más organizadas del país, solicita a las autoridades de gobierno cuarentena general de la población para evitar la propagación del virus, entre otras medidas asistenciales. La Universidad de la República que ha desarrollado un ensayo de test rápido junto con el Instituto Paseteur, recomienda testear como medida preventiva además de la cuarentena poblacional. El laboratorio del Ministerio de Salud Pública, analiza un 10% de los tests priorizando personal de salud, policía, bomberos y personas internadas.

Por otro lado, el gobierno ha lanzado una App para quienes sospechen haber contraído el virus, en la que los casos confirmados van a ser geolocalizados por telefonía móvil. Una medida contraria a la confidencialidad del paciente y otras privaciones de datos más, de dudosa legalidad que ya ha sido justificada por las autoridades.

 

 

Pero además, el nuevo gobierno, que asumió el pasado 1 marzo ante todas las nuevas y derechosas autoridades latinoamericanas y el rey de España; está gestionando esta situación en una vía neoliberal de libro. Ante las recomendaciones de teletrabajo, anuncian una subida de alrededor del 10% de las tarifas de luz, agua y telefonía móvil, de las empresas públicas y únicas (excepto en telefonía móvil) de Uruguay. El dólar registra una subida paulatina respecto al peso uruguayo: 1 dólar eran 38 pesos uruguayos a finales de febrero, en marzo se han registrado alzas de hasta 47 pesos uruguayos, estando estabilizado ahora a 45 pesos. En ese sentido, la coalición de gobierno ha sido sacudida por la impopular medida, el líder militar y populista, Manini Ríos, miembro de la coalición en el gobierno, ha criticado que se mantenga el tarifazo. 

Uruguay enfrenta la crisis del COVID-19 ahora extendido por otros departamentos (con datos y estrategias poco claros y ante el gran drama social de América Latina: pobreza estructural y economía informal desamparadas de medidas asistenciales concretas. China ha confirmado la donación de material sanitario.

El vecino al sur, la Argentina se encuentra en cuarentena desde la semana pasada y cierre de fronteras, medidas que no se habían dado en el período democrático hasta ahora. Cuenta con 225 casos según las últimas cifras oficiales. También cuentan con la donación de material sanitario del gobierno chino.

 


Al norte, Brasil, es uno de los casos más preocupantes ante la falta de medidas. Jair Bolsonaro que lidera una revuelta contra el Congreso y la Corte Suprema, ha movilizado a sus seguidores a protestar contra ambas instituciones a lo largo y ancho del país. El presidente se refiere a esta crisis como histeria, a pesar de que en su gabinete son cada vez más los casos positivos en COVID 19. Las últimas cifras reportan 1178 casos. Además, Brasil no cuenta por ahora con la cooperación China tras el conflicto diplomático generado por el hijo de Bolsonaro. Eduardo Bolsonaro acusó públicamente a China de ser el haber ocultado información respecto a la crisis pandémica del Coronavirus, ante lo que China se ha ofendido y así lo está mostrando el engranaje diplomático respecto a Brasil.

 


Las últimas comunicaciones de Bolsonaro van en la línea de combatir el Coronavirus, en su cuenta de Twitter ha anunciado la realización de tests por el momento.

Venezuela ha solicitado financiación al Fondo Monetario Internacional para hacer frente a la pandemia del Coronavirus. El país amazónico, caribeño y andino atraviesa una grave crisis humanitaria, económica y política, en parte debido al bloqueo a la que le someten los grandes centros financieros: EEUU y la UE. La financiación del FMI ha sido rechazada. Se han reportado 70 casos. Se anuncia cooperación con Cuba.

 


Otros países que han ido tomando medidas de contención han sido Perú (estado de emergencia) y Ecuador (estado de excepción) donde se ha decretado el toque de queda y cierre de fronteras. Chile ha declarado el estado de emergencia por catástrofe por pandemia que prohíbe las aglomeraciones de personas en pleno estallido social y decreta el cierre de fronteras. Colombia también ha decretado el estado de emergencia y cierre de fronteras. En Bolivia, que reporta 19 casos, se han suspendido las elecciones presidenciales, extendiendo así el mandato de la presidenta de facto Jeanine Añez, se prohíben las concentraciones de más de 100 personas y se ha decretado el cierre de fronteras. 

América del Sur está a 20 días de Europa en cifras del COVID 19. Se diferencian algunas variables como pobreza estructural – un factor que sociológicamente mantiene una actitud más corto placista de la vida, economía informal, Estados debilitados, sociedades desiguales, riqueza concentrada y muchos sistemas sanitarios privatizados. La cooperación hacia el Sur está proviniendo por ahora de China, quien ya era primer socio comercial de la mayoría de países, ante lo que Paraguay, con 18 casos reportados, podría quedar desamparado por la falta de relaciones diplomáticas. 

Dejar respuesta

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor incluye tu nombre aquí