Pablo Casado durante un mítin del PP en Alicante
Pablo Casado durante un mítin del PP en Alicante

Este 28 de abril volvemos a las urnas. A medida que se acerca el momento, se leen numerosísimas opiniones en las redes sociales: desde las que llaman a votar hasta las que rechazan el voto como elemento de cambio.

Pero entre todo este mar de voces digitales hay algunas que resultan particularmente llamativas y es porque, aunque se emitan con firmeza, se caen por su propio peso. Y es que estos últimos días, haciendo de observadora indiscreta por las redes, no dejo de leer eso de “tú votas a la derecha porque eres un hombre y, por tanto, ninguna de sus medidas te perjudican”.

Llegados a este punto es necesario echar el freno e intentar responder a una sencilla pregunta: ¿afectan las medidas de la derecha a la vida de un hombre blanco heterosexual? La respuesta es obvia: por supuesto.

En este artículo se tratarán de exponer algunos de los puntos de los programas de la derecha española que más dañinos resultan para la clase obrera en su conjunto. A menos de una semana de las Elecciones Generales y en pleno maremágnum de debates, los posicionamientos de los partidos de derecha son claros:

Desde el Partido Popular, en el primer apartado de su programa (Fortalecimiento de la Nación), esgrimen que las señales, paneles y placas, urbanas e interurbanas, utilizarán siempre, al menos, el castellano. ¿Piensan cambiar todas las señales de STOP de España? Añaden: reforzaremos la presencia del Estado en todas las comunidades autónomas, para garantizar el pleno ejercicio de las competencias que tiene constitucionalmente atribuidas.[…] reformaremos el Código Penal para volver a tipificar como delito la convocatoria de referéndum ilegal y reformaremos la Ley del Indulto para prohibirlo en los casos de delitos de rebelión y sedición. Traducción: catalanes (hombres, mujeres, ancianos y niños), vamos a por vosotros.

Ya en las medidas económicas, el PP apunta: suprimiremos el Impuesto sobre el Patrimonio […] Eliminaremos el Impuesto de Sucesiones y Donaciones para las transmisiones entre padres e hijos y al resto de la línea descendiente, así como entre cónyuges. Suprimir impuestos sobre las herencias millonarias que solo reciben ellos y, por tanto, recortar los ingresos de las arcas públicas. ¿Quién no querría que un rico se ahorrase unos miles de euros en vez de contribuir a nuestros servicios públicos?

En el apartado de empleo, el PP propone: favoreceremos el envejecimiento activo y la prolongación voluntaria de la vida laboral más allá de la edad ordinaria de jubilación, revisando los incentivos para fomentar la permanencia de los trabajadores en activo y promover una mayor compatibilidad entre percepción de la pensión y percepción del salario por actividad laboral. Traducción: trabajaréis “voluntariamente” después de la edad de jubilación para no morir de hambre puesto que vuestra pensión no será suficiente.

Respecto al turismo, apuntan: trasladaremos una imagen positiva del turismo como uno de los sectores productivos en la economía de España, tractor de otros sectores. No solamente por una imagen exterior, sino también por una cuestión de convivencia para evitar acciones de “turismofobia”.  Y si el casero te expulsa de tu casa para convertirla en un Airbnb o los precios de los alquileres se hacen insostenibles incluso en la periferia, saca la banderita de España y da las gracias.

Y, por último, en el ámbito sanitario, el Partido Popular nos propone: extensión de los cuidados paliativos en el Sistema Nacional de Salud garantizando la equidad en el acceso, la atención paliativa domiciliaria y los servicios de cuidados paliativos pediátricos. Una buena medida, en realidad. Sin embargo, no debemos prestar atención únicamente a lo que leemos sino a lo que no podemos leer: de la regulación de la eutanasia no encontramos ni una sola línea. Además, añaden: utilizaremos los recursos de la colaboración público-privada para poder afrontar la permanente modernización de los hospitales, la incorporación de la innovación tecnológica y la consolidación de una red de asistencia sanitaria de financiación pública más amplia y de mayor calidad. La colaboración público-privada para la consolidación de una red de financiación pública puede ser un arma de doble filo. ¿Inclinará el PP la balanza hacia lo privado?

En esta carrera por hundir al obrero, el programa de Ciudadanos tampoco se queda corto.

Los Ciudadanos comienzan, de nuevo, nombrando esa “unidad de España” y aseguran: incluiremos una asignatura sobre la Constitución española, troncal y evaluable en toda España y pondremos fin al adoctrinamiento nacionalista en las escuelas. La siguiente asignatura a proponer versará sobre la vida y hazañas de Baldomero Espartero.

Respecto a la educación, apuestan con fuerza por los centros concertados (cómo no): garantizaremos la gratuidad de la educación concertada, evitando el cobro por parte de los centros de cuotas injustificadas. Haremos que la Agencia Tributaria deje de perseguir a las familias que se desgravan las donaciones que realizan a los colegios concertados de sus hijos. La Agencia Tributaria “persigue” a la gente.

En el área de Turismo, Cultura y Deporte, los Ciudadanos no disimulan: acabaremos con la actual fragmentación normativa entre las CC.AA. en la regulación de las viviendas turísticas y daremos seguridad a los propietarios particulares que quieran poner sus viviendas en alquiler bajo esta modalidad. Sus propuestas aseguran: queremos revertir la interpretación en ocasiones gravosa y negativa del papel que España ha protagonizado en la historia, fomentado en otras épocas por la llamada “leyenda negra”, que ha devaluado injustificadamente la imagen de nuestro país. La “leyenda negra” del genocidio y el expolio perfectamente documentados. ¿Quién adoctrina a los hijos de quién?

Cabe destacar, además, una de las medidas más polémicas de Ciudadanos que, aunque no afecte directamente al hombre cis-hetero, comulga con su pensamiento liberal hasta en la mercantilización del cuerpo humano: aprobaremos una Ley de Gestación Subrogada altruista y garantista para que las mujeres que no pueden concebir y las familias LGTBI puedan cumplir su sueño de formar una familia. Traducción: ninguna mujer prestará su vientre de forma gratuita, así que se alquilará de forma camuflada o, directamente, los bebés se comprarán fuera de España.

Como guinda de este pastel de privatización y falsa sensación de libertad, VOX no deja de sorprender con sus medidas disparatadas:

  • Dotar de la máxima protección jurídica a los símbolos de la nación, especialmente la Bandera, el Himno y la Corona. Agravamiento de las penas por las ofensas y ultrajes a España y sus símbolos o emblemas. Ninguna afrenta a ellos debe quedar impune. Traducción: dotar de la máxima protección a un trapo.
  • Intensidad y determinación en las acciones diplomáticas para la devolución de Gibraltar. Porque una roca es más importante que, por ejemplo, la lucha contra el acoso escolar.
  • Derogación inmediata de la Ley de Memoria Histórica. Si tu familia fue asesinada por un régimen fascista, mejor que se te olvide.
  • Acabar con el efecto llamada: cualquier inmigrante que haya entrado ilegalmente en España estará incapacitado, de por vida, a legalizar su situación y por lo tanto a recibir cualquier tipo de ayuda de la administración. Esta medida no afecta a los nacidos en España, pero es tan abiertamente racista que se hace necesario destacarla.
  • Un nuevo modelo para nuestras pensiones (mixto de capitalización y reparto). Un sistema que se base en: 1. La solidaridad: garantizando una pensión mínima que se revalorice con el coste de la vida 2. La propiedad: asegurando el derecho de los ciudadanos a disponer de ahorros propios al finalizar su vida laboral que complementen las pensiones mínimas. Un nuevo modelo en el que las pensiones se las pague uno mismo con lo que tenga en la cuenta bancaria.
  • Suprimir en la sanidad pública las intervenciones quirúrgicas ajenas a la salud (cambio de sexo, aborto…). Si estas intervenciones son consideradas por VOX “ajenas a la salud”, pronto lo serán muchas otras.
  • Instaurar el PIN Parental y Autorización Expresa con objeto que se necesite consentimiento expreso de los padres para cualquier actividad con contenidos de valores éticos, sociales, cívicos morales o sexuales. Los padres podrán vetar los contenidos cívicos o de educación sexual para no adoctrinar a los niños con los Derechos Humanos.
  • […] se ampliará el concepto de legítima defensa de forma que los españoles que dispongan legalmente de un arma puedan usarla en situaciones de amenaza real para su vida sin tener que enfrentarse a un infierno judicial, a penas de cárcel o a indemnizaciones a los familiares de los delincuentes que les asaltaron. Dependiendo del caso, la definición de “amenaza real” irá variando a su favor.

Las medidas propuestas por la derecha para las elecciones de este próximo 28 de abril se cuentan por cientos. Y aunque haya quien pretenda mirar hacia otro lado, los programas de derecha nos afectan a toda la clase obrera.

No dejemos que aquellos que solo luchan por sus propios intereses hablen por nosotros.

Dejar respuesta

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor incluye tu nombre aquí