En estos días tan señalados, me apetecería tratar un tema político, por ello me gustaría pedir perdón de antemano, pues no soy politólogo  y puedo incurrir en algún error. El tema a tratar es la abstención, como ciudadano que pertenece a este grupo de personas que NO participa en las elecciones generales, intentaré ser lo más objetivo posible y acercar esta posición política a tod@s vosotr@s.

En primer lugar ¿qué es la abstención? La abstención es la acción de no participar en algo que se tiene derecho, en nuestro caso las elecciones generales. Me gustaría seguir definiendo nuestro tema, por lo que voy a pasar a explicar los tipos de abstención,  hay diversas formas de clasificar los tipos de abstención, en mi caso he escogido la que me parece más esclarecedora. Son tres tipos: la abstención técnica, la abstención apática y la abstención  política. La abstención técnica acaece cuando el individuo tiene la voluntad de participar pero por causas externas no puede efectuar la votación, enfermedad, imposibilidad de votar desde el extranjero o quedarse atrapado en el ascensor. La abstención apática ocurre cuando el individuo siente pereza de ir a votar y no da importancia al hecho de votar ¡ZzZzzZ! Por último la abstención política, que espero sea la mayoritaria, en la cual, el individuo se abstiene de forma intencionada, no participa como forma de descontento o protesta, por estar en desacuerdo con el sistema electoral, político, etc…

Explicada de forma teórica la abstención, os voy a explicar porqué soy miembro del honorable grupo de abstencionistas políticos españoles (melodía de trompetas triunfales de fondo). Supongo que se puede llegar de varias formas a la abstención, en mi caso fue tras participar en unas elecciones generales. 18 añitos recién cumplidos, deposité mi voto en la urna con toda la ilusión de un primerizo. Voté al PACMA (Partido Animalista Contra el Maltrato Animal), cuando finalizó el escrutinio la realidad me atizó una buena bofetada, pues mi voto, hablando mal, terminó siendo papel higiénico, espero que al menos, reciclaran las papeletas y los sobres . Descubrí a base de la experiencia que el sistema electoral tiene como nombre injusticia, por lo tanto, no puedo participar en un sistema injusto. Much@s os diréis ¿qué dice este tarado? Sí, el sistema beneficia el bipartidismo. Algun@s creerán que el método D’hondt que se utiliza es el problema, pero no amig@s,  El problema radica en las circunscripciones (bonito palabrejo), y que en cada circunscripción se aplique este método, que origina como resultado el triunfo del bipartidismo. Aparte del sistema electoral impuesto por la LOREG, estoy en contra del sistema político actual, la monarquía parlamentaria, bienvenidos al Medievo ¡Por Castillaaaaa! Considero que sin república no hay democracia, por lo tanto, siendo coherente, mi deber es no ejercer el derecho a votar. Otro de los motivos por los que soy abstencionista, es que me resulta imposible colaborar/participar con un sistema político que se hace llamar democrático, pero que niega la dignidad a todas esas personas que dieron su vida por la democracia y que se encuentran en nuestros montes y campos, olvidados, esto me lleva a pensar que nuestra pseudodemocracia no es más que la adaptación del régimen anterior, voy con pies de plomo y desde el respeto, pues muchas personas creyeron y creen en la transición, pero tras muchas lecturas y actitudes de los polític@s, he llegado a la conclusión que tal ruptura no existió.

Las elecciones generales de 2016 coinciden con las vacaciones de fin de año y… ¿A qué no sabéis cuál va a ser el tema de las comidas familiares y reuniones de amigos? ¡Equilicuá! Los resultados políticos. Hete aquí, pequeño abstencionista sol@ y desamparad@.  No temas somos much@s en las sombras, espero que las siguientes líneas te sirvan como apoyo y consuelo. Tendrás a la tía Antonia que con toda su pachorra, pero sin malicia, te dirá que lo que haces no sirve para nada, sí que hacemos, mostramos nuestro descontento con una acción, la abstención (rima). Paquito el cuñado de derechas, ese hombre sí que está resentido contigo, pues sabe que cada abstención es una puñalada que hace tambalear al sistema político, tienes que evitar cualquier  confrontación con él, pues la cena podría termina muy, pero que muy mal. Después está la prima María que vota a la siniestra, la pobre es una petarda, vive en el engaño de la pseudodemocracia, te dirá el típico comentario: si no votas no tienes derecho a quejarte, es mentira, el mero hecho de no votar es una protesta, además tu deber como abstencionista político es la participación activa en los movimiento sociales que comulguen con tu forma de pensar. Tu amigo Alfredo te echará en cara que tu abstención ha beneficiado al otro partido, busca culpables de su derrota, sin darse cuenta que perdimos tod@s. No te desanimes que es mentira, la abstención no beneficia ni perjudica a nadie. Estos son unos pocos de los tantos tópicos a los que tendrás que enfrentarte.

Para finalizar  pequeñ@ abstencionista unas palabras positivas que solo te dirá otr@ abstencionista, lo has hecho bien compañer@, muchos ánimos y siéntete orgullos@ de pertenecer al honorable grupo de abstencionistas políticos españoles (melodía de trompetas triunfales de fondo), espero que algún día la victoria sea nuestra. Deseo haber acercado de forma amena esta posición política a todos l@s votantes y si tenéis una amig@ abstencionista sed buen@s con ella/él. Salud

Dejar respuesta

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor incluye tu nombre aquí