La izquierda europea se reúne en una cumbre social contra la austeridad. Yanis Varoufakis, Miguel Urbán (Podemos), Alberto Garzón (Izquierda Unida), Plataforma de Afectados por la Hipoteca o Ecologistas en Acción fueron algunas de los personajes y plataformas invitados. Las jornadas del Plan B han tenido lugar este fin de semana en el Matadero de Madrid, donde ha habido foros y talleres en los que se debatían los temas que preocupan a Europa: la deuda, los refugiados, la crisis ambiental… Se han trazado este fin de semana las bases metodológicas del Plan B y se ha alcanzado un primer acuerdo: el 28 de mayo – aniversario de la Comuna de París –  se celebrará una gran movilización a nivel europeo para reclamar una nueva política en la Unión Europea.

La campaña ‘’Por un plan B en Europa’’ fue impulsada por Yanis Varoufakis, exministro griego de Finanzas junto a otros líderes europeos, como Jean-Luc Mélenchon, líder del Parti de Gauche francés, Zoe Konstantopoulou expresidenta del parlamento griego y Stefano Fassina, exviceministro de Economía italiano. Este Plan B surgió casi al mismo tiempo que el movimiento DiEM25 (Democracy in Europe Movement 2015), lanzado también por el exministro heleno. La idea del Plan B fue presentada en octubre en el Parlamento Europeo por Mélenchon y los eurodiputados Marina Albiol y Javier Couso (IU), Nikolaos Chountis (LAE), Sabine Lösing (Die Linke), Miloslav Ransdorf (Partido Comunista de Bohemia) y Rina Ronja Kari (Movimimento danés contra la UE). Se trata de una campaña que reúne movimientos sociales y políticos que se oponen a las políticas de austeridad que gobiernan Europa desde la crisis económica. «En 1936 personas de diferentes países de Europa se unieron para luchar contra el fascismo. Hoy necesitamos unas nuevas Brigadas Internacionales que democraticen Europa» afirmó Varoufakis en el mitin final de las jornadas del Plan B en Madrid.

El Plan B aboga por políticas alejadas de las decisiones de la Troika. En estos términos se expresaba Miguel Urbán, eurodiputado de Podemos: «la única forma de construir otra Europa es desobedecer a la UE». Urbán además, ha dado las claves del plan para la futura movilización europea: extender el Plan B y construirlo en calles y pueblos. La movilización de la ciudadanía ha sido el acuerdo mínimo con el que se clausuraron las jornadas, se trata de hacer visible la oposición ciudadana ante las políticas de austeridad. Marina Albiol, eurodiputada de Izquierda Unida aseguraba que la Unión Europa actual no es reformable. «No se pueden aplicar nuestras políticas con sus normas. Por eso hemos venido a romperlas y a recuperar lo que es nuestro y nos han robado», declaró.

La intención del Plan B es denunciar la situación de una Europa cada vez menos democrática, menos solidaria pero más austera. Tal como indica el texto oficial: ‘’privatiza los bienes comunes y destruye los derechos sociales y laborales en lugar de hacer frente a las causas iniciales de la crisis, la desregulación del sistema financiero y la captura corporativa de las instituciones de la UE a través de los grandes lobbies y las puertas giratorias”. El movimiento también propone mayor cooperación con las fuerzas sociales y plataformas ciudadanas como la campaña No al TTIP,  las Euromarchas o Blockupy.

Una de las ideas que se recoge en el texto del Plan B es la del chantaje de las oligarquías europeas a gobiernos y ciudadanos. Existe un Plan A, que consistía en que cada país trabajara por su cuenta para después volver a negociar los tratados europeos. Debían hacer frente al Eurogrupo y al Banco Central, cuyo plan A es no ceder ante las demandas de los ciudadanos. El plan B de estos organismos era expulsar a Grecia de la zona euro después de destruir su sistema bancario. En el Plan B que ahora se presenta se gesta una alternativa a la política comunitaria que tratará de combatir las políticas que se han mantenido en Europa a lo largo de estos años.

El mayor reto al que se enfrenta el Plan B es buscar la convergencia entre los diferentes sectores que participan en el movimiento, así como mantenerla. ‘’Es muy importante que en la izquierda aprendamos a respetarnos los unos a los otros en el desacuerdo. Esto es algo en lo que hemos fallado enormemente y de forma trágica en el siglo XX», manifestó Varoufakis en una entrevista al Huffington Post. El plan que defiende el economista griego es aquel que ponga el demos de vuelta en Europa.

 

Dejar respuesta

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor incluye tu nombre aquí