Un año después de las elecciones fallidas en Bolivia, se repite el proceso electoral que terminó con el exilio del presidente Evo Morales en Argentina, un gobierno de facto Biblia en mano y violencia de Estado ante tal acontecimiento.

El 20 de octubre de 2019 Evo Morales ganaba las elecciones presidenciales con más de 10 puntos de diferencia sobre el segundo candidato más votado, Carlos Mesa, lo que le otorgaba la victoria en primera vuelta para su cuarto mandato. Sin embargo, una acusación de fraude electoral por parte del propio Carlos Mesa sobre Evo Morales y su partido, Movimiento al Socialismo (MAS), encubría de delito la victoria. Poco después la Organización de Estados Americanos, a través de su Secretario General, el uruguayo Luis Almagro, ponía en duda el procedimiento electoral, avalando la hipótesis de Mesa.

Mientras la OEA solicitaba una auditoría sobre las elecciones, el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, recomendaba a Evo Morales, presidente electo, abandonar el cargo. Evo Morales, Álvaro García Linera (vicepresidente) y otros cargos del gobierno anterior, abandonaban Bolivia para evitar el río de sangre. Morales se exilió en la Argentina de Alberto Fernández

A su vez, la Biblia entraba en las instituciones de la Bolivia Plurinacional en manos de Jeanine Añez, una diputada nacional auto proclamada Presidenta Constitucional y Capitana General de las Fuerzas Armadas de Bolivia. Se inició así un gobierno de facto que modificó la política interna, pospuso en dos ocasiones las elecciones, y posicionó geopolíticamente a Bolivia sin la legitimidad del pueblo boliviano. Ha habido numerosas acusaciones de violencia de Estado contra simpatizantes y militantes del MAS durante este año. Académicos y medios como el New York Times han desestimado los alegatos de fraude de la OEA.

El MAS perfiló a sus candidatos para la eventual elección, a la deriva entre el gobierno de facto y la pandemia hace estragos en Bolivia. Como Presidente Luis Arce y como vicepresidente David Choquehuanca. Arce es ex ministro de economía de Evo Morales, impulsor del Banco del Sur, fue el ideólogo y ejecutor de las nacionalizaciones en minería e hidrocarburos para la centralizaciòn de ganancia y redistribución de beneficios en políticas sociales en sintonía con el mercado internacional. Magíster por la Universidad de Warwick, se asiló con Evo Morales hasta que se definió como el candidato a la presidencia, entonces regresó a Bolivia para hacer campaña. De perfil moderado, recuerda a la bonanza de las clases trabajadoras que el país tuvo durante los mandatos del MAS.

Los sondeos a pie de urna estuvieron bloqueados unas ocho horas después del cierre de los colegios, lo que generó nerviosismo, pero finalmente, los datos salieron a la luz arrojando una victoria en primera vuelta para el MAS con el 52,4 % de los votos, a más de 10 puntos de diferencia de Carlos Mesa, el siguiente candidato más votado que tendría el 31,5% de los votos. La computación de las actas de voto, se estima que pueda demorar varios días.

Por el momento, Luis Almagro – OEA ha felicitado a Arce y Choquehuanca en su victoria.

También se han sumado al reconocimiento Carlos Mesa y Jeanine Añez.

Por su lado Morales celebraba desde el exilio.

Esta semana es crucial para el reconocimiento oficial de los datos preliminares, con un margen de error bajo en estos procedimientos, el resultado del proceso no debería variar. Un año después, el sufragio devuelve al MAS.

Dejar respuesta

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor incluye tu nombre aquí