El cambio no se detiene. Así se ha llamado la convocatoria que celebraba este pasado domingo en Barcelona el grupo municipal que dirige ahora mismo la ciudad. El objetivo estaba claro desde el principio: dar el salto del ámbito municipal al nacional. Sin embargo, no quedaba claro ni por qué una candidatura popular que se presentó para ganar una alcaldía iba a prepararse ahora al 20D ni cómo lo iba a hacer.

El evento comenzó con un merecido baño de masas de Gerardo Pisarello, primer teniente de la alcaldía, que ha recordado a los asistentes todos los progresos que han realizado desde que llegaron al poder. Tampoco han faltado referencias a todo lo que se les criticaba, a lo mucho que se les atacaba desde los partidos convencionales y que, obviamente, ha descartado por haberse probado falsas. Sus palabras han ilusionado a todos los presentes, que le han aplaudido hasta la saciedad.

En segundo lugar ha intervenido la enfermera Marta Sibina, que entrando con más detalle en política autonómica  y nacional ha hecho una firme defensa de la gestión pública de la sanidad y la educación. Atacando tanto a Madrid como a la Generalitat, a la enfermera no le ha faltado energía para defender que ningún Estado se puede crear si no se hace garantizando unos buenos servicios básicos a sus ciudadanos. Ha atacado la corrupción “del 3%”, en referencia a los datos que se están conociendo sobre la financiación de Convergencia, y ha defendido que no se puede esconder ni justificar la corrupción bajo ningún ideal.

La primera en hablar en español ha sido Olga Rodríguez, que le ha dado un giro interesante a la reunión. Su papel ha sido acercar a todos los presentes a la realidad de la crisis migratoria que estamos viviendo hoy en día, y que no para de avanzar. Con palabras extremadamente convincentes y llenas de experiencias personales, Olga ha felicitado el paso dado por Barcelona para acoger refugiados. También ha atacado la pasividad de los gobiernos europeos ante una situación que se parece, por desgracia cada vez más, a la época más negra de nuestra historia y en la que la discriminación, la xenofobia y la violación de los derechos humanos más básicos estaban institucionalizados.

Beiras ha tomado el micrófono para hablar en gallego y seguir en lo que ha llamado el “esperanto peninsular”. Su discurso ha estado marcado por la criminalización del gobierno actual de Rajoy, al que ha comparado con Franco, así como el de la alemana Merkel, a la que ha comparado con Hitler. Desde su punto de vista, la defensa de la Constitución debe hacerse sobre todos sus párrafos, y no sobre los que convienen a los líderes del momento para perpetuarse en el poder. Su carisma y su historia también han cautivado al público.

Sin embargo, parece ser que a Beiras se le ha escapado la primera exclusiva buscada por la prensa y que, sin embargo, después ha sido medio desmentida, y es el anuncio de Xavier Domènech como futuro cabeza de lista de una lista a la que llamó ya “Catalunya en Comú”. La intervención de Xavier ha tenido por tanto que justificar estas palabras para decir que, efectivamente, todavía no hay nada seguro y que lo más importante de esta reunión con la ciudadanía es asegurarse de que todos están de acuerdo con la propuesta. También ha incidido sobre la necesidad de que se monte una candidatura de las características de Barcelona en Comú, que sea catalanista pero plural, y que mire por los intereses de todos los ciudadanos. No han faltado críticas a Ciudadanos, partido que se conoce ya desde hace tiempo en Cataluña y que, como bien apuntó posteriormente Ada Colau, no tiene medidas económicas diferentes del resto de partidos, con los que además vota para tumbar sus propuestas para compensar los cargos políticos municipales con salarios más humildes.

Y finalmente Ada Colau ha hablado para llevarse la ovación de todo el público. Y es que parece que su carisma no ha disminuido en absoluto. En su discurso ha atacado a todo el abanico partidista español. Tampoco le ha faltado energía para acusar a Mas de utilizar la independencia ahora tras votar con el PP y el PSOE las peores leyes que ahora están destruyendo la clase media del Estado. Se ha defendido enérgicamente el derecho a decidir como derecho básico de cualquier pueblo, así como la necesidad de expulsar a los que gobiernan desde el autoritarismo. Su objetivo es tener una ciudadanía feliz, con capacidad de autodeterminación, y a la que no divida ninguna frontera.

Sin embargo, lo más destacado de su discurso ha sido el mensaje que ha mandado a sus compañeros de Podemos en Madrid. Ada ha querido mostrarse sincera con todos y ha asegurado que sus formas y las de Podemos no han sido siempre las mismas, pero ha admitido que son con los que está más de acuerdo desde el punto de vista ideológico. Por ello, ha hecho una llamada a que los de Podemos vuelvan a sus orígenes, a que sean sinceros y comprometidos con sus ideales, y busquen la pluralidad de su candidatura por encima de sus siglas. Podríamos afirmar que Ada Colau ha enviado un reto a Madrid: vamos juntos a por la Presidencia, pero sin vuestras siglas. ¿Conseguirá esta recién investida alcaldesa cambiar el panorama político español y unir a las fuerzas que llevan tanto tiempo peleándose por las siglas? ¿Habrá una candidatura unida de izquierdas? Lo que es seguro es que la respuesta la tendremos muy pronto, ya que no quedan ni dos meses para las elecciones generales.

Dejar respuesta

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor incluye tu nombre aquí